SWAPS

 

La problemática de los swaps, ¿por qué es un producto complejo?

 

Un “swap” (también conocido como permuta financiera) es un producto financiero complejo utilizado mayoritariamente para realizar grandes inversiones. Este derivado financiero se utiliza como si se tratara de un “seguro” frente a subidas en los tipos de intereses para que el cliente pueda protegerse económicamente de los posibles cambios que puedan producirse en el futuro y que puedan afectar a sus inversiones.

 

Swaps: instrumentos financieros derivados

Los swaps son instrumentos financieros derivados. Se denominan de esta manera porque su precio deriva del valor de otro activo que pueden ser bonos, divisas, riesgo crediticio o tipos de interés a los que se denomina subyacente.

El swap de tipo de interés ha sido el que mayor comercialización ha tenido por parte de las entidades bancarias. Se trata de un contrato firmado en un documento aparte de la escritura en cualquier momento de la vida del préstamo hipotecario, donde el hipotecado asegura pagar un interés fijo máximo durante un periodo de tiempo determinado.

Este tipo de producto fue ofrecido por las diferentes entidades bancarias a los clientes como una herramienta para protegerse ante el riesgo de la subida de los tipos de interés como ocurrió a partir del 2009, cuando el Euribor se situó en torno al 4,49% a principios de enero. Es, en este momento, cuando los empleados vendieron estos productos como un ‘seguro’ para todas las familias que comenzaron a verse ahogadas por las altas cuotas de las hipotecas.

Las entidades dieron a entender que este ‘seguro’ ofrecía una protección frente a la subida de los tipos de interés, pero no informaron que este tipo de producto también contempla otro panorama que supone un coste para el cliente cuando los tipos de interés descienden por debajo de ciertos límites, donde se entraría en liquidaciones negativas.

¿Eres uno de los afectados por los swaps? Reclama Ahora

Translate »
Hola!!
¿En que podemos ayudarte?
Powered by